La fotografía aérea de alta precisión

5 Diciembre, 2016 - 10:09

Uno de los componentes cruciales presente en todo dron profesional es una buena cámara fotográfica. Actualmente estas tecnologías han avanzado alcanzando resoluciones cercanas a los pocos centímetros por pixel. Esta elevada resolución permite obtener fotos aéreas de grandes zonas muy útiles en el sector agrario, en la planificación de proyectos de ingeniería, análisis de edificaciones ilegales y para cualquier aplicación que requiera de una resolución mayor de la que nos dan los servicios de Imágenes (Bing, Google o los servicios cartográficos regionales).

 

A lo largo de la actual entrada os presentaremos algunas de los tipos de fotografía aérea más destacables empleadas en la actualidad como la fotogrametría, LiDAR y la fotografía térmica. Asimismo os presentaremos su funcionamiento y cuáles son sus principales aplicaciones, de forma que se adecúen a la finalidad perseguida.

 

LA FOTOGRAMETRÍA Y LIDAR

Las fotos que realiza el dron pueden utilizarse, mediante fotogrametría, para obtener alturas, realizar modelos en 3D, levantamientos, cálculos de volumen... Si necesitas una altísima precisión (2-3cm) podemos utilizar un LIDAR para obtener nubes de puntos. Ambos sistemas son capaces de obtener elevaciones de grandes extensiones de territorio, de hasta más de 100 Ha/hora.

 

¿En qué sectores es recomendable su aplicación?

  • En minería: Para canteras y explotaciones mineras es muy importante el cálculo de los volúmenes extraídos, proyecciones, impactos ambientales, restauraciones...
  • Para obra Civil: Carreteras, edificios y muchos otros proyectos requieren de análisis previos del terreno para su planificación y optimización de recursos
  • En el sector forestal: Los vuelos LIDAR nos permiten cuantificar el volumen de madera en los montes el volumen de madera en los montes y conocer otros detalles como el tamaño de las copas o la densidad. También es útil para determinar zonas inundables, planificar cauces, o visualizar rutas o montañas.

 

LA FOTOGRAFÍA TÉRMICA Y LAS CÁMARAS MULTIESPECTRALES

El dron puede, mediante una cámara FLIR, obtener imágenes térmicas, permitiendo valorar la eficiencia energética real de instalaciones, detectar seres vivos, fricciones de material en estructuras, detección de intrusiones, detectar zonas más sensibles a sufrir un incendio... También nos permite enviar vídeo y obtener una visión en tiempo real.

 

Las cámaras multiespectrales también juegan un papel muy relevante ya que mediante el uso e integración de infrarrojos cercanos (NIR) capturan ondas de luz que reflejan las plantas, permitiendo realizar análisis de vigorosidad y salud de los cultivos.

 

 

Por ello, los sectores en los que destaca su uso son:

  • Sector forestal: los drones permiten analizar y seguir plantaciones, tomando fotos a distintas bandas de frecuencias de luz, verde, rojo, azul y distintas longitudes de onda. Estos espectros proporcionan información sobre el vigor de las plantaciones, plagas, las áreas boscosas, el control de incendios,… 
  • Sector agrario: Utilizamos los drones para analizar y seguir plantaciones, tomamos fotos a distintas bandas de frecuencias de luz, verde, rojo, azul y distintas longitudes de onda. Estos espectros nos dan información sobre el vigor de las plantaciones, plagas, plantas invasoras, déficit de abono…
  • Sector de las energías renovables: en este caso los drones son útiles para detectar puntos calientes en instalaciones de aerogeneradores, solar, fotovoltaica, tendidos eléctricos… Esto proporciona información sobre posibles problemas en las instalaciones, de forma que se puedan tomar medidas que permitan corregirlos de forma preventiva.